NOTICIAS ACTUALIDAD
YAIZA ISLA 脕LVAREZ, PRIMER PREMIO DEL XXVI CONCURSO CUENTOS DE NAVIDAD.

La alumna, Yaiza Isla Álvarez de 4º de la ESO, grupo B, ha sido la ganadora del primer premio, en la categoría 3ª de alumnos entre 15 y 18 años del XXVI Concurso Juvenil de Cuentos de Navidad, convocado por el Área de Juventud del Excmo. Ayuntamiento de Ponferrada y Cima.

 
El jurado, después de valorar la adecuación del trabajo a la temática propuesta; la creatividad, originalidad y calidad literaria; la corrección ortográfica y gramatical ha decidido otorgar el primer premio de la citada categoría  a Yaiza Isla Álvarez por el cuento titulado ”Donde brillan las estrellas “.
 
El Certamen convocado estaba estructurado en tres categorías. En la categoría “Primera” participaban alumnos de entre 9 y 11 años. En la categoría “Segunda”, los alumnos de entre 12 y 14 años. En la categoría “tercera” los alumnos de entre 15 y 18 años.
 El premio está dotado con 100, 70 y 30 euros para el 1º, 2º y 3º premio de cada categoría para cada uno de los ganadores. 

                        En nombre de todos, YAIZA, muchas felicidades y a seguir escribiendo.



                                                   ¡DISFRUTAD DEL CUENTO!



DONDE BRILLAN LAS ESTRELLAS

 

       Era un bonito día de invierno en Madrid, 20 de diciembre, faltaban 2 días para las vacaciones de Navidad. Apolo estaba ansioso de que le dieran las notas, 4º de la ESO ha sido duro pero los exámenes los había aprobado.

 

       Eran las 18:30 de la tarde, Apolo y Anastasia (su madre) se preparaban para ir a visitar a Christian (el padre de Apolo), quien estaba muy enfermo y los médicos no encontraban lo que tenía; pero Apolo no perdía la esperanza de que los médicos le dijeran que habían encontrado lo que tenía su padre y que lo iban a curar, pero... nunca se lo decían.

 

      Mientras iban en el coche, Apolo puso música y empezó a pensar en lo que más le gustaba de su padre: ese pelo negro como el carbón, que llevaba rapado por los laterales y con un pequeño tupé; esos ojos grises que parecían poder leer tus pensamientos cuando te miraba fijamente; esas cejas negras y perfectamente arregladas; sus pestañas largas y negras que parecían llevar rímel, pero no lo llevaban; su nariz perfectamente colocada, como si se la hubieran hecho a medida, su boca grande y rosa que daba unos besos de buenas noche que podían enternecer hasta el alma más oscura; su torso y abdomen tan fuertes y esculpidos; sus manos grandes y suaves como el algodón; sus piernas largas y fuertes como las de un futbolista; su piel morena, más bien dorada, era una persona con un alma pura; con carácter, pero dulce y con la capacidad del perdón. En definitiva un joven, apuesto y fuerte hombre de 38 años con un gran corazón. Al terminar se dio cuenta de que prácticamente Apolo se había descrito a sí mismo con la única diferencia de que él tenían los ojos azules como el hielo y no era tan fuerte como su padre.

 

              Anastasia paró el coche, ya habían llegado al hospital, se bajaron del coche y fueron hacia el ascensor, camino a la tercera planta habitación 315. Una vez en el ascensor Anastasia dijo:

 

     -Amor, ¿estás bien?

 

     -Sí mamá, solo estaba pensando.

 

     -Y, ¿en qué piensas?

 

     -En lo que más me gusta de papá y lo mucho que nos parecemos.

 

     -Sí, los dos sois muy guapos y los dos sois el amor de mi vida.

 

     -Gracias mamá, yo también os quiero.

 

              Las puertas se abrieron y Apolo salió corriendo hacia la habitación de su padre, pero al llegar solo se encontró a Gael, un señor de 43 años que se había roto un pie, unas costillas y un brazo en un accidente de tráfico y además era el compañero de cuarto de su padre con quien había entablado una buena amistad; y a su lado una enfermera que le comprobó las constantes vitales y se fue.

 

               Apolo al no ver a su padre allí se empezó a preocupar y finalmente se acercó a hablar con Gael:

 

     -Hola Gael, te ves bien, ¿y mi padre?

 

     -Hola Apolo, creo que deberías ir a buscar a tu madre e ir a hablar con el médico.

 

     -Vale Gael, nos vemos después.

 

              Apolo salió de la habitación y se encontró a su madre hablando con el doctor y esta se echó a llorar, el médico le tocó el hombro y le dijo algo que el muchacho no pudo escuchar. El médico les dejó solos, Anastasia agarró a Apolo de la mano guiándolo hasta una sala donde podían hablar tranquilos.

 

     -Mamá, ¿dónde está papá?

 

     -Apolo tú sabes que papá estaba muy malito y que los médicos no encontraban lo que tenía...

 

     -Sí, lo sé.

 

     -Pues esta noche papá empeoró y los médicos ya no pudieron hacer nada por él.

 

     -Entonces papá ha... ha... ¿ha muerto?

 

     -Sí cariño.

 

               Apolo se lanzó a los brazos de su madre y comenzó a llorar. Anastasia cogió a su hijo y lo llevó a casa, al llegar Apolo se fue corriendo a su habitación a seguir llorando.

 

              Después de unos días de luto, de tristeza, lloros y lamentos llegó el 5 de enero, Anastasia se dio cuenta de que su hijo no había escrito a los Reyes Magos, ella se acerca a la habitación de su hijo para decírselo e inmediatamente Apolo coge papel y bolígrafo y se va al estudio de su padre. Mientras pensaba qué quería se quedó absorto mirando las fotos del escritorio, una foto de su madre y de su padre juntos en la universidad, otra de la boda de sus padres, más lejos una de su madre y de él cuando era un bebé y la más cercana una de los tres del año pasado en el restaurante de la Torre Eiffel en Francia, y de repente le entraron ganas de escribir.

 

Queridos Reyes Magos:

 

Mamá me parece increíble con 15 años tener que hacer esto, pero bueno, esto es lo que quiero:

 

     -Quiero más sonrisas de él.

 

     -Quiero que me riña por tonterías y que después venga a decirme que me quiere cuando estoy dormido.

 

     -Quiero más besos.

 

     -Quiero crecer a su lado.

 

     -Quiero escuchar sus historias y sus sueños.

 

     -Quiero volver a verte feliz mamá.

 

     -En definitiva quiero que mi padre vuelva.

 

Sé que es imposible, y que no puedes cumplir mi sueño, pero no importa porque estoy feliz de tenerte a mi lado mamá.

 

Un beso, Apolo G.S.

 

               Apolo dejó la carta encima de la mesa, abrió la ventana y se fue a jugar con la consola, sin darse cuenta de que una ráfaga de aire se llevaba la carta que había escrito, esta se elevó y elevó hasta perderse entre las nubes, finalmente llegó a parar a manos de Dios quien muy asombrado comenzó a leer la carta.

 

              Este al acabar de leer se transformó en un bello y pequeño pajarillo que se posó en la ventana del muchacho y lo observó cuidadosamente, tenía la habitación recogida y limpia, con un montón de fotos familiares, muchos trofeos deportivos y diplomas de los cuales le llamó la atención uno en el que decía ``Premio al mejor hijo del mundo, estoy muy orgulloso de ti, te quiere papá´´. Miró al niño quien estaba aparentemente jugando a la consola, pero él se fijó más y se dio cuenta de que el pequeño miraba una foto en el margen de la televisión, en la cual se veía a un niño muy parecido a él pero no era el pequeño. En ese instante empezó a oír sollozos procedentes de la habitación y se dio cuenta de que el pequeño estaba llorando mientras observaba la fotografía de la televisión.

 

              Anastasia entró en la habitación cogió a su hijo y lo abrazo hasta que el muchacho cayó rendido por el agotamiento pues no había cesado de llorar desde la muerte de su padre. Ella lo abrazaba muy fuerte intentando reprimir sus ganas de llorar y le decía para calmarlo:

 

     -Amor, papá no se ha ido, está en tu corazón, en tus recuerdos, en las fotos, en el cielo.

 

     -Pero mamá yo no lo quiero allí -decía el  niño- yo lo quiero aquí, conmigo.

 

     -Yo también pero no puede regresar aunque sé que a él le encantaría hacerlo.

 

              El pajarillo al ver dos almas puras como las de aquella familia que se estaban rompiendo por el dolor de la perdida se entristeció y buscó una forma de calmar tal dolor.

 

               Llegó la mañana de reyes. Apolo y Anastasia se levantaron y se disponían a abrir los regalos cuando Anastasia se dio cuenta de que había un regalo que ella no había colocado y pensó que había sido su hijo así que lo dejó pasar.

 

               Apolo leyó las etiquetas con los nombres de los dueños de cada regalo e iba diciendo:

 

     -Este es para la tía Leticia. Para allí; este, para el tío Juanjo. Para allí; estos, para los primos Lucas y Alberto. Para allí; estos, son para los abuelos, Ray y Carla. Con los demás; estos, son para la tía Mía y el tío Pedro.Para allí; estos, son para el tío y la tía Eliot y Kate. Para allí; estos, para las primas María y Daniela; estos, para la abuela y el abuelo, Grace y Luis; estos dos, para mamá y estos dos, para mi. Y este,...¿para mamá y para mí?

 

Apolo se quedó mirando a su madre y ella se encogió de hombros. Abrieron sus regalos y a Anastasia le habían traído un vestido rojo corto precioso y una colonia con una rosa azul (firma característica de Apolo) y al pequeño le regalaron un skate chulísimo y un traje negro con camisa blanca y corbata negra para eventos importantes. Llegó el momento de abrir el misterioso regalo, Apolo lo desenvolvió y se encontró  una caja blanca cerrada con una rosa naranja dibujada en la tapa característica de su padre, y una nota encima en la cual decía:

 

No suelo hacer estas cosas; pero me habéis conmovido y os lo merecéis. Solo os pido que me guardéis el secreto.

 

                                     ~D~

 

               ¿D?, pensó Apolo, ¿quién puede ser, y por qué hay que guardarle el secreto?, abrió la caja y tanto él cómo su madre se quedaron estupefactos, lo que tenía delante era una estrella luminosa como las del cielo. Apolo la cogió y el brillo aumento, y de esa luz salió una figura a gran tamaño que fue cobrando forma hasta convertirse en una persona, era su padre.

 

               Ante tal sorpresa ambos quedaron paralizados mientras Christian los sonreía y finalmente acertó a decir:

 

     -Hola familia, os he echado de menos.

 

     -¿Papá?, ¿eres tú?- preguntó Apolo.

 

     -¿Estás vivo?- preguntó Anastasia.

 

     -No,- respondió Christian- no estoy vivo, pero sí soy yo. Dios al ver vuestro dolor cogió mi alma y la transformó en una estrella para que pudiera estar con vosotros.

 

     -Pero ¿cómo?

 

     -Tú pediste que volviera hijo mío, y Dios no puede retroceder en el tiempo ni devolver aquello que se nos ha quitado, pero sí puede daros mi alma.

 

     -Entonces ¿te quedarás?- preguntó Anastasia.

 

     -Sí, pero solo vosotros podréis verme.

 

     -Me conformo con eso mientras estés conmigo- dijo Apolo.

 

               En ese momento los tres se abrazaron sabiendo que todo iría bien, que la familia volvía a estar unida de una manera especial, y por eso les deseó una gran felicidad.

 

              Y tú, mi querido lector te estarás preguntando cómo sé todo esto si no soy ningún protagonista, pero he pasado fugazmente en esta historia, pues, realmente tengo muchos nombres y no podría poner todos. Soy una paloma, la voz de un joven hombre, soy una fuerza celestial… soy esa persona a la que la gente acude cuando está triste, cuando necesita ayuda, para encontrar alivio y felicidad…, pero lo que no saben es que yo estoy… DONDE BRILLAN LAS ESTRELLAS.

 

 

 

 

 

CENTRO CONCERTADO BILINGÜE DE EDUCACION INFANTIL, PRIMARIA Y E.S.O. - CENTRO PRIVADO DE BACHILLERATO
Avda. Compostilla, 34 - 24402 PONFERRADA (León) - Tfnos. 987 41 12 50 - 699 138 208
AVISO

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegaci贸n. Si contin煤a navegando, consideramos que acepta nuestra pol铆tica de cookies.

cerrar
Pol铆tica de cookies

En cumplimiento de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Informaci贸n y Comercio Electr贸nico le informamos de que este sitio web, al igual que la mayor铆a de los sitios en Internet, usa Cookies para mejorar y optimizar la experiencia del usuario. A continuaci贸n encontrar谩 informaci贸n detallada sobre qu茅 son las “Cookies”, qu茅 tipolog铆a utiliza este sitio web, c贸mo cambiar la configuraci贸n de sus cookies, y qu茅 ocurre si deshabilita las Cookies.
驴Qu茅 son las cookies?
Una cookie es un peque帽o archivo que se descarga en el equipo del usuario con la finalidad de almacenar datos, los cuales podr谩n ser actualizados y recuperados por la entidad responsable de su instalaci贸n.

驴C贸mo puede configurar sus Cookies?
Al navegar y continuar en nuestro sitio web estar谩 consintiendo el uso de las Cookies en las condiciones contenidas en la presente Pol铆tica de Cookies. Usted como usuario tiene la posibilidad de ejercer su derecho a bloquear, eliminar y rechazar el uso de Cookies,聽 en todo momento,聽 modificando las opciones de su navegador.
Por ejemplo:

  1. Internet Explorer: Herramientas > Opciones de Internet > Privacidad > Configuraci贸n.

Para m谩s informaci贸n, puede consultar el soporte de Microsoft o la Ayuda del navegador.

  1. Firefox: Herramientas > Opciones > Privacidad > Historial > Configuraci贸n Personalizada.

Para m谩s informaci贸n, puede consultar el soporte de Mozilla o la Ayuda del navegador.

  1. Chrome: Configuraci贸n > Mostrar opciones avanzadas > Privacidad -> Configuraci贸n de contenido.

Para m谩s informaci贸n, puede consultar el soporte de Google o la Ayuda del navegador.

  1. Safari: Preferencias > Seguridad.

Para m谩s informaci贸n, puede consultar el soporte de Apple o la Ayuda del navegador.

  1. Opera: Configuraci贸n > Opciones > Avanzado > Cookies

Para m谩s informaci贸n, puede consultar el soporte de Opera o la Ayuda del navegador.
Si usa otro navegador distinto a los anteriores, consulte su pol铆tica de instalaci贸n, uso y bloqueo de cookies.
驴Qu茅 ocurre si se deshabilitan las Cookies?
Algunas funcionalidades de los Servicios y 谩reas de este sitio web podr铆an no funcionar correctamente si se deshabilitan las cookies.
驴Actualizamos nuestra Pol铆tica de Cookies?
Es posible que actualicemos la Pol铆tica de Cookies de nuestro p谩gina web, por ello le recomendamos revisar esta pol铆tica cada vez que acceda a nuestro sitio web con el objetivo de estar adecuadamente informado sobre c贸mo y para qu茅 usamos las cookies.

cerrar

POLITICA

Aviso legal 鈥 Condiciones Generales de Uso

Las presentes Condiciones Generales tienen por objeto regular las condiciones de uso del Sitio Web “http://www.sanignacioponferrada.com/” (en adelante, “la web”), cuyo titular es COLEGIO DIOCESANO SAN IGNACIO (en adelante, SAN IGNACIO), con CIF R2400001J, domicilio en Avda. de Compostilla, 34 鈥 24400 PONFERRADA. Por resoluci贸n de 11 de marzo de 1982, RCL 1982/799 - las circunscripciones territoriales de la Iglesia cat贸lica no est谩n sujetas al tr谩mite de inscripci贸n en el Registro de Entidades Religiosas regulado por el Real Decreto 142/1981, de 9 de enero (RCL 1981, 239, 376). Autorizaci贸n definitiva para la apertura y funcionamiento por Orden de 16 de Junio 1995- BOE 16463 de 7 de Julio de 1995.
Se puede poner en contacto con SAN IGNACIO a trav茅s de sanignacioponferrada@gmail.com, o del tel茅fono 987411250.

 

1. Condiciones de acceso.
La finalidad de esta web es facilitar informaci贸n sobre nuestro centro y los servicios que ofrece. Su utilizaci贸n supone la aceptaci贸n plena por el Usuario de estas condiciones, por lo que si no est谩 de acuerdo con el contenido de las mismas deber谩 abstenerse de hacer uso de la web, as铆 como de los servicios ofrecidos en ella. SAN IGNACIO se reserva el derecho a efectuar las modificaciones que estime oportunas, pudiendo modificar, suprimir o incluir, sin previo aviso, nuevos contenidos y/o servicios, as铆 como la forma en que 茅stos aparezcan presentados y localizados y las condiciones de uso de la web.

El Usuario acepta que el acceso y uso de la web y de los contenidos incluidos en la misma tiene lugar libre y conscientemente, bajo su exclusiva responsabilidad, y en consecuencia se compromete a:

-          No utilizar la web para la realizaci贸n de actividades contrarias a la ley, a la moral, al orden p煤blico, en general, y hacer un uso l铆cito y honrado conforme a las presentes Condiciones Generales, as铆 como abstenerse de realizar cualquier acto que pudiera da帽ar, inutilizar, sobrecargar o deteriorar la web y/o impedir el normal uso y utilizaci贸n por parte del resto de Usuarios.
-          No manipular o alterar cualquier contenido de la web sin el consentimiento expreso y por escrito de su titular. Cualquier alteraci贸n, modificaci贸n o manipulaci贸n sin el consentimiento de su titular, exime a su 茅ste de responsabilidad alguna.
-          No reproducir, copiar, distribuir, comunicar p煤blicamente, transformar o modificar los contenidos, a menos que se cuente con la preceptiva autorizaci贸n del titular de los correspondientes derechos o ello resulte legalmente permitido; as铆 como suprimir, eludir o manipular el Copyright y dem谩s datos identificativos de los derechos de SAN IGNACIO o de sus titulares incorporados a los contenidos, as铆 como los dispositivos t茅cnicos de protecci贸n, o cualesquiera mecanismos de informaci贸n que pudieren contener los  rese帽ados contenidos.
-          No introducir o difundir en la web programas de datos (virus o cualquier tipo de software de car谩cter nocivo) susceptibles de provocar da帽os en la web.

SAN IGNACIO no garantiza la disponibilidad y continuidad de la web ni se hace responsable de cualesquiera da帽os y perjuicios puedan producirse, ni de los defectos t茅cnicos, incluidos virus u otros elementos lesivos, cualquiera que sea la naturaleza, derivados del uso de la informaci贸n y de las materias contenidas en la web.

 

2. Uso de cookies.
Con el objeto de prestar un mejor servicio, SAN IGNACIO puede almacenar en el ordenador del Usuario peque帽os ficheros de informaci贸n denominados cookies, utilizados para el correcto funcionamiento de algunos de los servicios que se ofrecen, as铆 como para realizar estad铆sticas de uso, diagnosticar problemas en la web, y para la administraci贸n de algunos de los servicios ofrecidos. Para limitar o restringir la admisi贸n de cookies en su equipo, el Usuario puede configurar su navegador a estos efectos. Para m谩s informaci贸n, por favor visite nuestra pol铆tica de cookies.

 

3. Responsabilidades.
El Usuario responder谩 de los da帽os y perjuicios de toda naturaleza que SAN IGNACIO o cualquier tercero pueda sufrir como consecuencia del incumplimiento de cualquiera de las obligaciones a las que queda sometido por las presentes Condiciones Generales.

SAN IGNACIO no asume ninguna responsabilidad ni realiza ning煤n control sobre los posibles hiperv铆nculos que contenga la web a contenidos externos a la misma; no obstante, retirar谩 aquellos enlaces que incluyan contenidos il铆citos tan pronto como pueda conocerlo.

 

4. Propiedad Intelectual e Industrial.

El Usuario reconoce que todos los contenidos de la web y, en concreto, de toda la informaci贸n y materiales, la estructura, selecci贸n, ordenaci贸n y prestaci贸n de sus contenidos, programas y desarrollo de aplicaciones utilizados en relaci贸n con ellos, est谩n protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial propiedad del titular de la web o, en su caso, de terceros.

 En ning煤n caso el acceso a los mismos o su utilizaci贸n por parte del Usuario implicar谩 ning煤n tipo de renuncia, transmisi贸n o cesi贸n total ni parcial de dichos derechos, ni confiere ning煤n derecho de utilizaci贸n, alteraci贸n, explotaci贸n, reproducci贸n, distribuci贸n o comunicaci贸n p煤blica sobre dichos contenidos sin la previa y expresa autorizaci贸n espec铆ficamente otorgada a tal efecto por parte de SAN IGNACIO o del tercero titular de los derechos afectados.
SAN IGNACIO es titular de los elementos que integran el dise帽o gr谩fico de su web, los men煤s, botones de navegaci贸n, el c贸digo, los textos, im谩genes, texturas, gr谩ficos y cualquier otro contenido de la p谩gina web o, en otros casos, dispone de la correspondiente autorizaci贸n para la utilizaci贸n de dichos elementos.
Todas las marcas, nombres comerciales o signos distintivos mostrados en esta p谩gina son propiedad de SAN IGNACIO y/o de terceras empresas. Se proh铆be usarlos o descargarlos permanentemente, copiarlos o distribuirlos por cualquier medio sin el preceptivo consentimiento de su titular.
En el caso de que cualquier Usuario o un tercero consideren que cualquiera de los contenidos ha sido introducido en la web con violaci贸n de sus derechos de Propiedad Intelectual o Industrial deber谩 enviar una notificaci贸n a SAN IGNACIO identific谩ndose a s铆 mismo y al titular de los derechos de propiedad intelectual o industrial supuestamente infringidos, aportando t铆tulo o acreditaci贸n de la representaci贸n de los mencionados derechos.

 

5. Protecci贸n de datos.
De acuerdo con lo establecido en la Ley Org谩nica 15/1999, de Protecci贸n de Datos de Car谩cter Personal, le informamos de que los datos personales facilitados a trav茅s de los correos electr贸nicos presentes en la web son tratados con la finalidad de darle contestaci贸n, en su caso, a su solicitud de informaci贸n.
Para el ejercicio de sus derechos de acceso, rectificaci贸n, cancelaci贸n y oposici贸n deber谩 dirigirse al responsable del fichero, COLEGIO DIOCESANO SAN IGNACIO, en la direcci贸n: Avda. de Compostilla, 34 鈥 24400 PONFERRADA.

 

6. Confidencialidad.
Toda informaci贸n que cualquiera de las partes comunique o facilite a la otra o a la que tengan acceso cualquiera de ellas, ser谩 considerada confidencial y no podr谩 ser divulgada, mostrada, reproducida, copiada, discutida con terceros, ni empleada por ninguna de las partes para fines ajenos a los que motivaron su comunicaci贸n.

 

7. Legislaci贸n aplicable y jurisdicci贸n.
Las presentes Condiciones Generales se regir谩n por lo dispuesto en la legislaci贸n  espa帽ola. Para cuantas cuestiones pudieran suscitarse entre las partes en relaci贸n con la interpretaci贸n y ejecuci贸n del presente documento, ambas partes acuerdan de forma expresa y con renuncia de cualquier otro fuero que pudiera corresponderles, a la jurisdicci贸n de los Juzgados y Tribunales de PONFERRADA.

 

漏 Copyright 2015 COLEGIO DIOCESANO SAN IGNACIO - Todos los derechos reservados.

cerrar